Transformando las Políticas que dominan al Mundo

Actualmente, estamos siendo testigos del nacimiento de una revolución, una que seguramente cambiará por completo el curso de la historia y en la que las personas tendrán la posibilidad de tener una mejor calidad de vida, es decir: más tiempo para las cosas importantes, menos trámites burocráticos, menos accidentes, más entretenimiento, más información y menos impacto ambiental. Esta revolución tiene nombre, y es el internet de las cosas o IoT; y llegará para quedarse.

A pesar de que la tecnología para este tipo de aplicación está desarrollándose a grandes pasos, hay algunos asuntos que aún deben resolverse para que el internet de las cosas sea completamente viable. Uno de estos asuntos son las transacciones financieras las cuales necesitan un sistema y una unidad de pago que se ajuste a las nuevas necesidades del mercado naciente; en este contexto, IOTA se abre paso para dar solución a este importante tema.

Esta criptomoneda será la unidad esencial en la nueva economía que requiere el internet de las cosas. Las características de IOTA son esenciales para permitir la aplicación de la nueva tecnología que está a punto de instalarse en cada lugar. Entre los aspectos que destacan de IOTA, son la gran velocidad y seguridad que es posible en transacciones con esta moneda digital.

 

El Estilo de Vida en las Ciudades Inteligentes

En las ciudades inteligentes, los vehículos, los semáforos, los parqueaderos e incluso los basureros funcionarán de manera distinta; con mayor eficiencia. Esto implica que surge una necesidad imperativa de compartir recursos con inmediatez; por lo que IOTA se ha creado con la intención de cumplir con esta función trascendental.

Con el uso de IOTA, se optimizarán muchos de los trámites necesarios en una ciudad inteligente, que se veían entorpecidos al hacer uso de los sistemas monetarios que hoy en día dominan el mercado. Para que el internet de las cosas cumpla con la función con la que fue ideado: agilizar los procesos y mejorar la calidad de vida, se requiere del uso de un sistema que aporte velocidad y versatilidad a esta dinámica.

IOTA será capaz de hacer pagos de manera automática entre unidades que componen a las ciudades inteligentes. Además, con el uso de esta moneda se lograrán reducir costos, ya que las transacciones no generan comisiones; esto se traduce en mayor eficiencia para todos.

Muchos procesos que antes eran complejos y engorrosos, ahora con IOTA evolucionarán drásticamente. Tan solo es necesario imaginar a una empresa que construya televisores, por ejemplo; como todos los procesos serán automatizados la empresa estará en capacidad de prevenir que una u otra pieza necesaria para el trabajo se agote, pues hará el pedido y el pago de manera inmediata; la producción no se detendrá y el costo de los trámites se habrán reducido considerablemente.

 

Los Gobiernos de las Ciudades Inteligentes

Uno de los peores males que aquejan a los ciudadanos es la corrupción de sus gobiernos. En las ciudades inteligentes, con una implementación de la criptomoneda IOTA para algunos gastos públicos, compra de maquinarias, productos y demás; y para el pago de servicios de diversa índole; las posibilidades de malversación de fondos por parte de los gobernantes son muchísimo más baja o, incluso, llegará el punto en el que sea imposible.

Las transacciones con IOTA son completamente automáticas, por lo que los fondos no tienen que pasar por las manos de los gobernantes. Ahora, estos servidores públicos solo tendrían que preocuparse por dirigir y los ciudadanos quienes no se verían afectados por las consecuencias de la corrupción.

La implementación de IOTA traería consigo que los corruptos se verán imposibilitados de eliminar o modificar cualquier tipo de transacción que se haya realizado. Además, este sistema está diseñado para reconocer las transacciones inusuales o sospechosas.

Cada ciudadano podría acceder a los datos financieros del Estado, también a los gastos; incluso tendría la posibilidad de hacerle seguimiento a transacciones específicas, si lo desea. Al mismo tiempo, la seguridad de este tipo de sistema es inquebrantable.

 

Cooperación entre IOTA y UNOPS

Uno de los eventos más prometedores que se han concretado recientemente es la colaboración entre IOTA y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios (UNOPS) para proyectos de creación de sistemas estables y transparentes que faciliten las transacciones financieras de la ONU.

Con la cooperación entre IOTA y UNOPS, podemos esperar en un corto plazo se implementen proyectos innovadores en torno las políticas financieras y que además se realicen propuestas en beneficio a la mayor cantidad de personas.

La implementación de este tipo de sistemas es inexorable. Con IOTA, los pagos son automáticos, no existen comisiones y los números son completamente transparentes, ya que pueden estar a la vista de todos los interesados. Esto se reflejará en la vida de los ciudadanos de manera inmediata: calidad de vida, tranquilidad, prosperidad y disminución en el gasto público; más recursos para educación, salud y vivienda.

 

Si quieres leer más, suscríbete GRATIS a IOTA Magazine.

Suscripción